9 FORMAS DE MANTENER A RAYA LOS CELOS EN LA PAREJA

1. LO QUE TENÉIS EN COMÚN LOS CIERVOS Y TÚ.

mononoke

No, no nos referimos a la cornamenta. Si preguntáramos a los ciervos que se pelean por el amor de una cierva qué sienten en el momento de la lucha, seguramente te respondan algo que suene a celos. O lo harían si pudieran hablar. Entre animales hay tantas muestras de comportamientos celosos que podemos afirmar que son una respuesta natural. Pero ojo: eso no te da luz verde para que los celos capitalicen tu relación. El hambre también es un impulso, pero para satisfacerlo utilizas cubiertos, ¿no? Pues con los celos igual: puedes aprender formas de manejarlos siendo civilizado/a.

 

2. BUSCA OTRA FORMA DE SENTIRTE QUERIDO/A.

loveactually

Al principio los celos pueden vivirse hasta como algo bonito “¡ay!, tiene celos porque me quiere”… ¡ERROR! Cuando los celos se normalizan acaban convirtiéndose en una manera perversa de demandar cariño, recibir atención y reafirmar la relación. En algunos casos puede ser, incluso, la única manera de conseguir todas estas cosas. Es así como algo desagradable acaba siendo deseable. Cuidado con este punto. Busca formas más sanas de sentirte cerca de tu pareja: actividades juntos, proyectos, conversaciones molonas… y el sexo, ¡claro!

 

3. CERRAD EL GRIFO DE LAS EXPLICACIONES.

matrix

Como empecéis a buscar o dar explicaciones a los celos injustificados no habrá fin y acabaréis hartos. Si tu pareja te pide explicaciones frecuentes para aplacar sus celos, no respondas. Al principio se enfadará, pataleará e, incluso, amenazará con dejarte. Explica con todo el cariño del mundo que “no das explicaciones porque no has hecho nada malo” y deja perfectamente claro todo el amor que sientes por él/ella, pero mantente firme: “cariño, no he hecho nada malo. Pero no te respondo porque como empecemos, no acabamos”.

 

4. DIFERENCIA IMPORTANTE NÚMERO 2: CELOS vs. APRENDIZAJE.

mildred

Si una persona se mosquea y duda de su pareja tras haber sufrido una infidelidad no es justo, ni riguroso, que se le llame celoso/a. Es, simplemente, una persona que ha aprendido de la experiencia y es normal que, hasta que la cosa se arregle, esté con la mosca detrás de la oreja. En ese caso se requiere un trabajo mucho más profundo en la pareja para reparar la confianza. ¡Pero nada de acusar de celoso/a a una persona que haya pasado por eso!

 

5. LO QUE SE CONVIERTE EN VERDAD A BASE DE REPETIRLO.

amistades peligrosas

Con sinceridad: ¿cuántas veces has empezado a dar cancha a tus celos sin que haya nada que lo justifique y al final has acabado convencido/a de que tu pareja te la estaba pegando? Tu pareja no ha tenido ni que salir de su casa. Si te reconoces en esto tendrás que ponerte de forma activa a pensar en otra cosa en cuanto estos fantasmas asomen el morro. ¡Pero justo en cuanto aparezcan!, si tardas mucho y empiezas a sentir celos será mucho más difícil pararlo. Las actividades distractoras ayudan mucho en estos casos.

 

6. DIFERENCIA IMPORTANTE NÚMERO TRES: CELOS vs. ENVIDIA.

closer

A veces los celos enmascaran emociones mucho más miserables. Un ejemplo frecuente: un miembro de la pareja tiene un montón de amigos y de planes para el fin de semana, el otro no tantos. Puede ser que cuando el primero salga el otro le monte una escenita amparándose en los celos, cuando en realidad lo que siente es envidia. Si este fuera tu caso, es importante que no cargues en tu pareja tus carencias personales porque, de paso, lo que puedes cargarte es vuestra relación. Currátelo para conseguir lo que quieres y pide ayuda a tu pareja si hace falta, pero déjate de rollos o acabaréis metidos en una relación dependiente y tóxica.

.

7. DIFERENCIA IMPORTANTE NÚMERO 1: SENTIR CELOS vs. SER CELOSO/A.

crueles

Sentir celos a veces es incontrolable, pero eso no convierte en una persona celosa. Lo que realmente te va a convertir en celoso o celosa es que actúes en base a esa emoción y te dediques a controlar a tu pareja, a comprobar su móvil, hacer de espía, etc. Pero ten una cosa muy clara: para ser celoso tienen que pasar dos cosas. Que sientas celos y que te dediques a comprobar, de una forma u otra, lo que hace tu pareja. Lo que acaba ocurriendo SIEMPRE es que son las propias comprobaciones las que mantienen esa sensación tan desagradable de celos. Cuanto más compruebas, más motivos encuentras para sentirte mal, aunque no haya razones reales.

.

8. SOBRE LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y LOS CELOS PREVENTIVOS.

hombresbuenos

Hay personas muy orgullosas que prefieren mostrarse celosas para que no se les quede “cara de tontos” en caso de que se la peguen, independientemente de que haya motivos para sospechar o no. Esto es un error garrafal porque (1) Los celos no son producto de algo que ocurre en la pareja, sino algo exclusivamente tuyo relacionado con el orgullo y el control y (2) Genera un problema donde no lo hay. Llega un momento en el que hay que decidir: o se asumen riesgos y se disfruta de la pareja, o se vive en la placidez de la soltería.

 

9. APLICA UN CRITERIO DE UTILIDAD.

proposición indecente

Sí, es verdad, la posibilidad de que tu pareja te ponga los cuernos existe. Y seguirá existiendo aunque contrates a un equipo de espías de la Gestapo. También existe la posibilidad de que te caiga un rayo y no por eso te quedas en tu casa, espero. Utilizar los celos como forma de control no traerá más que calamidades a vuestra relación. Además que sirven de poco: por mucho que trates de controlar, si quiere pegártela, lo hará igual. Recuerda dos cosas: si estás con esa persona es porque es digna de tu confianza y si hace algo impropio acabarás dándote cuenta sin necesidad de andar controlando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *