contraindicaciones: LLEVARTE MEJOR CON ALGUIEN QUE TE CAE MAL

LAS CAUSAS DE LA ANTIPATÍA

sherlock

 

Contra: BUSCAR LAS 1001 RAZONES POR LAS QUE ES GILIPOLLAS

Seguramente encuentres muchas más, y puede que la valoración que hagas del otro sea acertada en muchos momentos. Tendrás buenas razones para justificar tu antipatía, pero si solo hablas del otro, tu visión del tema va a ser siempre incompleta y, por lo tanto, nunca vas a llevar razón del todo. “Me ha hecho esto, y lo otro. Es un gilipollas, lo dice todo el mundo, no le aguanta nadie en la oficina, yo lo he intentado todo, pero no hay manera”. Todos estos discursos pueden ser acertados, pero funcionan mal porque solo sirven para que te estés justificando todo el día. 

Indicación: LOS AFECTOS SON PRODUCTO DE LA INTERACCIÓN

Y en esa interacción, las dos partes son igual de importantes. Alguien te hace algo, tú reaccionas, el otro reacciona a tu reacción, tú a la suya, y así hasta el infinito. Cuando la interacción es de mal rollo, este proceso se conoce como escalada del conflicto. Si quieres deshacer el entuerto tienes que afrontar el tema de otra manera porque, quieras o no, eres parte del problema. Empieza por hacer el sano ejercicio de pensar con qué argumentos puede estar despotricando el otro sobre ti. Y, en la soledad de tu cuarto, plantéate si él también puede estar llevando razón en parte. 

 

 

MISMAS ACCIONES, MISMOS RESULTADOS

coyotecorrecaminos

 

Contra: SEGUIR EL CAMINO MARCADO

Cuando hayáis tenido unas cuantas interacciones, ambos tenderéis a trataros siempre de la misma manera, siguiendo los mismos códigos. Por eso las primeras impresiones son tan importantes, porque condicionan la relación futura, a no ser que hagas cambios para modificar el curso de los acontecimientos. Si no pones freno a esa situación te condenarás a estar toda la vida repitiendo viejos patrones de malas caras, ofensas, contra-ofensas y otros rollos.

Indicación: CAMBIOS DE REGISTRO

La idea es que vayas probando nuevas formas de tratar con tu enemigo hasta que des con una que le desarme y que no sepa manejar. Si ya has probado a estar de mal rollo, empieza a poner una sonrisa. Si siempre aguantas estoicamente que te trate mal, ponte un poco más chungo y quéjate. Esta forma de actuar se llama “tomarse la medida” y puede que no os convierta en los mejores amigos del mundo, pero conseguirá que os respetéis lo suficiente como para que comience un armisticio.

 

 

PERMITIR POR ACCIÓN U OMISIÓN

hard

 

Contra: AGUANTAR Y ODIAR EN SILENCIO

Es lógico que la estrategia más recurrente cuando te encuentras con alguien que te cae mal sea callarte para no crear un problema mayor, aunque eso implique permitir al otro tomarse unas licencias que no debería tener. Esto tiene varias consecuencias, una buena y el resto malas: (1, la buena) Evitas un enfrentamiento incómodo, (2) Das tu permiso para que el otro te trate regular, (3) Te sientes ninguneado y mal contigo mismo y (4) Te cargas cada vez más y acabas odiando a esa persona.

Indicación: MARCAR LÍMITES

Cuando alguien no se porta bien contigo tienes mucho margen de maniobra para marcarle otra pauta. Para eso tienes que dejar claro lo que te molesta y lo que no estás dispuesto a aguantar. Y no hace falta ser un energúmeno para eso, en los casos normales basta con decirlo. Pero si no dices lo que te molesta, no puedes quejarte muy alto de que siga ocurriendo. Y si el otro es un imbécil redomado tómatelo como un desafío a tus habilidades para tratar con imbéciles. Que es algo muy útil, porque hay muchos.

 

 

ELEGIR TUS PROPIAS GUERRAS

alicia

 

Contra: ARMARSE DE RAZONES

Cuando el orgullo entra en la ecuación (y muchas veces no tarda mucho en ocurrir esto) las relaciones tensas se complican mucho más. Ya no se trata solo de que los intereses o las formas del otro choquen con las tuyas, sino que empieza a ser crucial dejar claro a todo el mundo que tú has tenido razón a lo largo de conflicto, y que el otro es un cretino integral. Una competición por ver quién mea más lejos que os deja enfangados en una lucha interminable. Algo que no está mal si tu vida es un poco rollo, pero que pierde gracia cuando tienes cosas más importantes que hacer.

Indicación: SABER POR QUÉ PELEAS

Y, sobre todo, por qué vas a dejar de pelear. Si te dejas arrastrar por el otro y los malos rollos que os traéis estarás en guardia hasta que el otro quiera porque a nadie, ni siquiera al más mojigato del mundo, le gusta que le tomen por tonto. Si, por el contrario, te adueñas de tu propia situación, dejas de actuar en base al otro y lo haces por ti mismo, para no perpetuar algo que es un coñazo. Puede que el otro quiera seguir con conflictos absurdos porque se aburre o porque es imbécil, pero si has decidido que ese ya no es tu problema, demuéstrale con tu indiferencia que pasas de sus rollos. Verás como le jode ; )

 

por José Manuel Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *