¿ESTÁS EN PLENA CRISIS EXISTENCIAL?

¿TODO CAMBIA, MENOS TÚ?

alicia
Walt Disney Pictures

Una crisis empieza cuando tu vida y tú estáis desfasados. Hay dos versiones de este fenómeno: (1) Que a tu alrededor todo cambie, pero tú sigas teniendo la misma imagen que tenías de ti mismo en la adolescencia y (2) Que tengas necesidades nuevas que no puedas conseguir en tu entorno actual. Las consecuencias emocionales que vienen después son los intentos de adaptarte a esta situación y, aunque son muy aparatosos, no suelen ser graves.

 

¿TUS ESTRATEGIAS DE SIEMPRE HAN DEJADO DE FUNCIONAR?

piratas
Walt Disney Pictures

Es la consecuencia lógica del punto anterior. No haces nada diferente, sigues planteándote la vida y relacionándote con los demás como siempre. Pero la reacción de tu entorno no es la misma, te dan toques de atención que hasta ahora no habían ocurrido: en el trabajo te plantean exigencias nuevas, ennoviarse es una obligación cada vez más acuciante y las relaciones con tus amigos se vuelven extrañas. Es normal que en este caso te sientas desorientado y fuera de lugar constantemente.

 

¿TUS OBJETIVOS DEPENDEN DE OTRAS PERSONAS?

12
Regency Enterprises

Maticemos: ¿tus objetivos PERSONALES dependen de personas QUE NO ESTÁN DISPUESTAS A COLABORAR? Una pareja que no quiere dar el siguiente paso y unos jefes que estancan tu carrera profesional son los ejemplos clásicos. Si te sientes identificado con estos casos u otros parecidos, tienes muchas papeletas para estar en plena crisis existencial. A primera vista parece que la frustración es inevitable porque no tienes control sobre la voluntad ajena. Pero siempre hay margen de maniobra: pedir lo que quieres, presionar, entretenerte durante la espera… O cortar por lo sano y buscar a otras personas que sí estén dispuestas. Y, si la última opción es la tuya, es normal que estés estancado. Muchas veces detrás de una crisis existencial hay una decisión difícil de tomar.

 

 “¿QUÉ HUBIERA PASADO SI…?”

mad men
Lionsgate Television

Te da por echar la vista atrás y cuestionar las decisiones que has tomado en tu vida y pensar que, si las cosas hubieran sido diferentes, ahora no estarías así. ¿Y si hubiera estudiado Bellas Artes? ¿Me equivoqué al dejarlo con mi novio/a de la carrera? ¿Tendría que haberme ido de Erasmus? Que no cunda el pánico. En la mayoría de los casos este tipo de dudas solo informan del malestar que sientes en este momento, pero no son indicativas de que te hayas equivocado en las decisiones de tu vida. Esto se sabe porque, cuando se resuelve la crisis, el cuestionamiento se acaba.

 

¿TE COMPARAS DEMASIADO CON LOS DEMÁS?

pulp
Miramax Films

Da igual de quien se trate, siempre encuentras algo con lo que el agravio comparativo se ceba contigo. Al final, parece que todo el mundo tiene una vida molona, menos tú. Aunque la comparación constante es algo que te hace sentir mal, también le puedes sacar algún provecho. Fíjate en las comparaciones que haces con rigor analítico: ¿cuáles son las comparaciones que más se repiten? ¿Por qué das importancia a esas cosas? Este tipo de preguntas te sirve para averiguar qué estás echando en falta, que es el primer paso para plantearte conseguirlo.

 

¿ESTÁS INSATISFECHO SIN MOTIVO?

millennium
Yellow Bird

Tu vida empieza a ser insulsa, un rollo al que no le ves ningún horizonte. Las cosas que antes te divertían ya no lo hacen, llevas tiempo sin conocer a nadie interesante y te gustaría tener alguna afición, pero no sabes cuál. Si estás en plena crisis existencial, la emoción que más sentirás es pereza y una inquietud que no sabes cómo satisfacer. Y cuanta más pereza, más difícil es encontrar lo que necesitas. Porque ese es el principal problema en estas situaciones: que ni tú sabes lo que necesitas para estar de otra manera, o cómo conseguirlo.

 

¿TIENES CLARO CUÁL ES EL SIGUIENTE PASO EN TU VIDA?

moonrise
Indian Paintbrush

Desde que tus padres te plantaron en la guardería hasta que consigues tu primer trabajo serio (algo que te puede llegar a una edad respetable) tu camino está perfectamente marcado por un itinerario externo: las clases y la elección de una carrera profesional. Pero al hacerte adulto el camino te lo tienes que inventar tú y muchas veces eso puede ser desconcertante. ¿Y ahora qué? ¿Por dónde continúo? Son dos de las preguntas más recurrentes en las crisis personales.

 

Si la respuestas a estas preguntas han sido afirmativas, tienes una tarea importante por delante: descubrir qué es lo que tiene atenazado. Para eso, lo mejor es que dejes de reprocharte cosas y hagas un listado de cómo es tu vida y cómo te gustaría que fuera. Después, analiza los impedimentos que tienes para resolver esas discrepancias y ponte manos a la obra. Porque una crisis personal solo se soluciona cuando te pones en marcha. 

por José Manuel Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *