PERFECCIONISMO: ¿FALSA MODESTIA O DEFECTO REAL?

ROUND 1: ATENCIÓN AL DETALLE

ironman
Marvel Entertainment

Falsa modestia: MINUCIOSIDAD

El perfeccionismo se define por lo estrictos que sean tus criterios para determinar si algo está bien hecho no. Cuanto más estrechos sean, más perfeccionista te vuelves. Por eso solo existe una -hipotética- versión de Lo Perfecto. Cumplir con estos criterios implica centrar la atención en cada detalle, corregir todos los errores por imperceptibles que parezcan, y mantener una visión de conjunto para que no se escape nada. En resumen, rigidez y perfeccionismo son casi sinónimos.

Defecto real: PÉRDIDA DE TIEMPO

Lo que convierte esta rigurosa conducta en un defecto es que, la mayoría de las veces, los  estrechos criterios que definen el perfeccionismo son arbitrarios e innecesarios. Una necesidad del propio perfeccionista, más que de la tarea que esté realizando. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen y, mientras tanto, se vuelven improductivos perdiendo un montón de tiempo y energías en dejar las cosas como a ellos les parece bien. Sin que nadie se lo haya pedido y sin que haga falta.

 


ROUND 2: MOTIVACIÓN

batman
Warner Bros.

Falsa modestia: AMBICIÓN

La búsqueda de la excelencia y el conformismo son incompatibles. Cualquiera que persiga la perfección, tenderá a ponerse objetivos ambiciosos y a disfrutar solo cuando los logros son la consecuencia de haberse esforzado al máximo. Todo lo que se quede a medio camino es insuficiente por el simple hecho de que “podría ser mejor”. Y, en estos casos, no trates de consolarles con que “lo ha hecho lo mejor que ha podido” porque, en oídos de un perfeccionista, esto suena a condescendencia y a mediocridad.

Defecto real: PROCRASTINACIÓN

Cuando todo lo que haces DEBE ser inmejorable, es normal que acabes exhausto antes de empezar. No te has puesto en marcha y ya estás pensando en todos los esfuerzos que tendrás que hacer, las mil y una complicaciones que pueden surgir y lo difícil que será sacarlo todo adelante como tú quieres. Porque la ambición puede ser un gran valor, pero no por eso da menos pereza. Sobre todo cuando te cuesta discriminar las situaciones en que merece la pena buscar la excelencia, y en las que lo importante es disfrutar.

 

 

ROUND 3: ¿PARA QUIÉN ERES PERFECCIONISTA?

acero
Warner Bros.

Falsa modestia: RESPONSABILIDAD

Cualquier perfeccionista estará 100% de acuerdo con la máxima “Las cosas, o se hacen bien, no se hacen”. Por eso no dejas nada al azar y empleas todas sus energías en que tus actos puedan atenerse a los más estrictos controles de calidad. Esos que tú mismo impones. La mejor forma de asegurarse que algo sale bien es hacerlo uno mismo. Porque eres perfectamente consciente de que por tus actos te conocerán y no estás dispuesto a que tus actos digan que eres un chapucero irresponsable.

Defecto real: POSTUREO

O demasiada necesidad de aprobación, como prefieras. Al final, el perfeccionismo no deja de ser una de esas características con las que definirte ante los demás. Una carta de presentación elegante y humilde, ese defecto que todo el mundo quiere apuntarse y con el que te fustigas, como quien no quiere la cosa, en cualquier entrevista de trabajo. La realidad es que muchas veces el perfeccionismo es indistinguible de la inseguridad y el despotismo. Es entonces cuando deja de ser un piropo disimulado.

 

 

ROUND 4: TOMA DE DECISIONES

increibles
Walt Disney Pictures

Falsa modestia: ASEGURARSE ÉXITOS

Cuando se pretende que las cosas salgan bien, según un criterio perfeccionista, algunas precauciones adquieren el rango de Obligación: el control de todas las variables actuales y futuribles y el procesamiento exhaustivo de los datos. Un desarrollo desfavorable de los acontecimientos por no haberse tomado suficientes molestias al decidir es, a ojos de cualquier perfeccionista, el justo castigo que se merecen por haber sido tan negligentes.

Defecto real: ELECCIONES ETERNAS

Una decisión complicada enfrenta al perfeccionista con su mayor archienemigo: la incertidumbre. El talón de Aquiles de todos los súper hombres y mujeres perfeccionistas que les hace tropezar con demasiada frecuencia. El mundo es un lugar incierto y la vida tiene un componente inevitable de azar y, mientras tratas de domesticarlo o anularlo por todos los medios posibles, las decisiones importantes de tu vida siguen sin ser tomadas.

 

.

por José Manuel Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *