Qué hacer (y qué evitar) si tu pareja tiene un problema sexual

¿SEGUIR O NO SEGUIR? ESA ES LA CUESTIÓN

match

CONTRA: INSISTIR HASTA QUE LO CONSIGAMOS

Cualquiera de los dos lo está pasando mal porque no llega al orgasmo, o porque no está suficientemente excitado como para continuar la relación con normalidad. ¿Qué se nos ocurre para solucionarlo? Pues insistir hasta que la cosa fluya y así quedarnos tranquilos. Como si esto fuera como cuando el mando se queda sin pilas y hay que darle mil veces al botón. ¡Pues no! Así solo alargaréis una situación incómoda, y acabaréis frustrados… y doloridos.

INDICACIÓN: HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Está claro cuando llega el momento en el que se ha dejado de disfrutar y entra en juego el orgullo (“por mí que no quede”). Pues bien, ese es el momento de dejar de intentarlo porque total ¿para qué seguir? El sexo está para disfrutarlo, no para conseguirlo. Y mucho menos, para padecerlo con ansiedad. Un orgasmo perdido, no pasa nada. Así, además, os ahorraréis que la siguiente vez el sexo sea una prueba que hay que superar.

 

 

APROVECHAR LAS OCASIONES

springbreakers

 

CONTRA: DARSE PRISA PARA APROVECHAR LA ERECCIÓN

Admitámoslo: es muy poco erótico. Y también es muy poco efectivo. Cuando hay problemas de erección, estar pendiente de la dureza del pene a cada momento es lo que mantiene el problema. Porque el sexo se disfruta cuando te centras en el placer, no en otras cosas. Eso por no mencionar lo rápido que se puede perder una erección… visto y no visto.

INDICACIÓN: DISTRAEROS CON UN TRIVIAL SEXUAL

La pregunta del trivial es: ¿Cuántas cosas se os ocurren para daros placer que no impliquen el pene? Podríamos daros opciones, pero seguro que en otras páginas encontráis un montón de ideas. Lo importante cuando hay un problema de erección es pasar del pene lo máximo posible. Y si conseguís disfrutar sin preocuparos por su dureza, veréis que pronto adquiere vida propia.

 

CUÁNDO SOLTAR AQUELLO DE “¿YA NO TE PONGO?”

sesiones

 

CONTRA: EN PLENO FRAGOR DE LA BATALLA

Estás en todo tu derecho de que te preocupe el que tu pareja tenga problemas sexuales. Incluso de rayarte pensando que es producto de un problema entre vosotros. Pero hay un momento para cada cosa. Cuenta con que toda la tensión que añadas en ese momento crítico en el que no ha podido completar la relación sexual se acumulará para la siguiente vez. Y así es como comienza el típico círculo vicioso de los problemas sexuales: momento complicado > ansiedad > anticipaciones > más ansiedad > menos excitación.

INDICACIÓN: CUANDO AMAINE EL TEMPORAL

Si te preocupa que tu pareja te desee menos (insistimos: es algo legítimo) resuelve tus dudas cuando haya pasado el crítico momento. Eso sí, ten en cuenta que tu pareja se sentirá incómoda, incluso puede estar avergonzada. Por eso, lo mejor es utilizar un tono lo más desenfadado posible, que no se pueda confundir con un reproche. Puedes empezar por “aunque sé que es incómodo, quiero descartar que no tiene que ver conmigo para dejar de preocuparme y poder ayudarte mejor”.

 

 

 

EN CASO DE QUE EL PROBLEMA ESTÉ ASENTADO

crueles

 

CONTRA: VUESTRA META ES DAR LA TALLA

Si tu pareja lleva tiempo con problemas en la cama, es muy probable que tenga la idea de que “tiene que dar la talla”. Es obvio que el sexo y el orgullo van muchas veces de la mano. Si este es vuestro caso, flaco favor os hacéis si el desempeño sexual se convierte en vuestra vara de mediros. No debes seguir el rollo a tu pareja si empieza con estas cosas. Las obligaciones y la ansiedad matan el placer. Y sin placer no hay sexo.

INDICACIÓN: PROHIBIR EL COITO HASTA NUEVA ORDEN

Sí, como lo lees. Si estáis empeñados en dar la talla, se prohíbe el coito. Sin la imposición de tener que ejecutar y disfrutar una penetración, se reducirá vuestra ansiedad y podréis, por fin, centraros en disfrutar. Y si tenéis problemas con cualquier otra práctica daos placer sin pretender estar excitados. Disfrutad dándoos masajes, besándoos y, en fin, descubriendo nuevas formas de placer entre vosotros. Si ya lo habéis intentado con imposiciones, probad ahora con la calma.

 

 

EL ENFOQUE GENERAL

brokeback

CONTRA: EXAGERAR Y MINIMIZAR

Como hemos dicho ya, la primera persona que se sentirá fatal es aquella que tenga el problema primero. Así que cuando hables del tema, hazlo con mucha cautela y tiento. Con sensibilidad extra para que no vea reproches donde no los hay porque se siente vulnerable. Pero tampoco hagas como que no pasa nada, o pensará que la cosa “es tan grave que no quiere ni decirme la verdad”.

INDICACIÓN: CONFIANZA

Lo que hay que evitar a toda costa es que un problema sexual salte de la cama y se convierta en un obstáculo entre vosotros. Pregunta cómo lo vive, escucha sus respuestas, di tu opinión y buscad juntos vías de solución. Como si el problema fuera sobre cualquier otro tema. No hagas que la otra persona se sienta peor aún, ni niegues el problema. Si consigues esto relajarás el ambiente y propiciarás que el placer y el sexo vuelvan a tener cabida en vuestras vidas.



por José Manuel Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *