¿PERO ESTO POR QUÉ ME PASA? Las bases de todos los problemas psicológicos

 

1. HIPERREFLEXIVIDAD

taxi
Columbia Pictures

Por reflexividad entendemos “volverse sobre uno mismo”. Es decir, estar más pendiente de todo lo que ocurre de piel para adentro que de cualquier otra cosa: ¿por qué me siento así? ¿Debería sentirme de otra manera? ¿Estoy mal? ¿Por qué soy tan difícil? La reflexión, hasta un punto, es necesaria para hacerte consciente de tu comportamiento y modificarlo cuando es necesario. Pero cuando  toda tu atención se centra sobre ti mismo empiezan a aparecer problemas, sobre todo aquellos que se incrementan por estar demasiado pendiente de ellos: obsesiones, ansiedad y depresión. Estar demasiado pendiente de ti desvía la atención de lo que ocurre en el mundo y, por tanto, de lo que necesitas para ser feliz. Que no está en tu interior, sino fuera.

 

2. INHIBICIÓN EMOCIONAL

cards
Media Rights Capital

Las emociones, tanto positivas como negativas, sirven de hoja de ruta básica para la vida. Nos preparan para afrontar todo tipo de situaciones, nos alertan de peligros y oportunidades, y nos ponen en consonancia con los acontecimientos relevantes que ocurren a nuestro alrededor. Quedarte sin esa brújula te condena a depender de otras guías externas sobre las que tienes mucho menos control, por ejemplo, lo que te digan otras personas. Siempre hay algo de inhibición emocional en los problemas de dependencia y control de impulsos.

 

3. FALTA DE ASERTIVIDAD

bolt
Walt Disney Animation Studios

Un comportamiento asertivo sirve para regular las relaciones con los demás. Y, teniendo en cuenta que la mayoría de las cosas relevantes que te ocurren están influenciadas por otras personas, la asertividad se convierte en una habilidad fundamental para ser feliz. Hay dos formas de NO ser asertivo: la agresividad y la sumisión. Ninguna de las dos es buena. La primera te lleva a una frustración y un combate constante, y la segunda a una amarga insatisfacción y a sentirte un pringado. En cualquier caso, ambas conducen al aislamiento y sentirse injustamente tratado.

 

4. AFRONTAMIENTO EVITATIVO

ventana
Paramount Pictures

Otro de los clásicos que se ven en casi todos los problemas clínicos. Se refiere a la evitación constante de los problemas o situaciones conflictivas de la vida, que son muchas. Esta forma de afrontar la vida tiene consecuencias a corto plazo que son muy reforzantes y otras a largo plazo que son las que acaban trayendo a las personas a consulta. En el momento inmediato, evitar un problema es tranquilizador: “ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero, a la larga, ser un evitador profesional te lleva a que los problemas se acumulen y a que te sientas incapaz de coger las riendas de tu vida.

 

5. BAJA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

bill
Miramax Films

Siempre es molesto que las cosas no salgan como quieres. Pero si te cabreas contigo mismo o con el mundo cada vez que algún plan se tuerce, entonces la molestia es doble y tarda mucho más en desaparecer. Esto ocurre cuando piensas algo del tipo “las cosas no deberían ser así”. Una idea que, además de rígida, es totalmente arbitraria. Al contrario de lo que venden algunos mesías enteradillos desde las estanterías de autoayuda, el Universo no tiene ninguna conspiración para que todo te vaya genial. El mundo actúa con total independencia de tus deseos y preferencias. Quienes tienen esto claro se enfadan menos cuando algo les sale mal y solucionan sus problemas de una forma más efectiva.

 

6. PROBLEMAS PARA DEMORAR LAS RECOMPENSAS

ark
Paramount Pictures

Las personas, igual que el resto de los animales, funcionamos por las consecuencias que nuestros actos tienen a corto plazo. Por tanto, si quieres marcarte objetivos a largo plazo (todos aquellos que tienen valor y dan sentido a tu vida) tienes que llevar a cabo algunas conductas que te permitan persistir cuando la recompensa no es inmediata. Algunos ejemplos son regalarte pequeños premios cada vez que des un paso que te acerque a tu objetivo, marcarte metas intermedias o recordarte por qué haces las cosas cada cierto tiempo. Quienes tienen problemas para establecer estas guías autorreguladoras no son buenos marcándose objetivos, ni luchando por ellos. Y esto les lleva a sentirse frustrados e incapaces de conseguir logros.

 .

por José Manuel Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *