ATREVERSE A TOMAR UNA DECISIÓN IMPORTANTE

PRÓLOGO: ¿CUÁNDO SE HA TOMADO UNA DECISIÓN?

vendetta

Contra: CUANDO SABES LO QUE “DEBERÍAS” HACER

Ya tienes claro lo que querrías hacer dadas las circunstancias. Pero, por lo que sea, no lo haces. ¿En qué lugar te deja eso? Igual crees que en el de alguien flojo, que se fustiga con motivo porque no lucha por sus objetivos. Es el resultado de ser incoherente con tus valores: “si he decidido que algo es lo mejor, ¿por qué no lo puedo llevar a cabo?” Suena razonable, hasta que metes en la ecuación todas las variables que no estás teniendo en cuenta y llegas a la conclusión de que, en este punto, aún no te has decidido del todo.

Indicación: CUANDO EJECUTAS TU DECISIÓN EN LA PRÁCTICA

Las fases de un proceso de toma de decisiones son: descripción de la situación, selección de objetivos, propuesta de alternativas, valoración de cada una, selección de la mejor y EJECUCIÓN DE LA SOLUCIÓN. Ya detallaremos mejor este proceso en otra PSICODOSIS. De momento, quédate con que si no has ejecutado tu decisión es que estás atascado en un punto previo. Vamos a ver dónde puede estar el atasco. En general, son dos los motivos: o no has valorado aún las alternativas y te toca seguir pensando, o te asusta salir perdiendo con el cambio.

 

SOBRE “TENERLO CLARO”

poltergeist

Contra: NO LO TENGO CLARO PORQUE ME DA MIEDO

Nada enturbia más el razonamiento que el miedo. De hecho, el miedo consiste en dudar, cuestionarte, anticipar que vas a salir perdiendo. Y cuando todo esto ocurre ¿qué mejor estrategia preventiva que quedarte como estás? Total, solo tienes que apechugar con una situación insatisfactoria, con la culpa de no estar responsabilizándote y con la duda eterna de “cómo serían las cosas si me atreviera”. Pero no te preocupes, en lugar de decir “es que me da miedo por si me sale mal”, siempre te quedará el “es que no lo tenía claro”.

Indicación: LO TENGO CLARO, PERO ME DA MIEDO

Una diferencia sustancial, esta sí es una descripción honesta de lo que ocurre. Las decisiones importantes siempre dan miedo. En caso contrario (1) o no son decisiones -porque la situación es tan buena que no hay nada que decidir-, o (2) no son importantes -porque no tienen consecuencias relevantes que puedan preocupar-. A la hora de enfocar de la situación, es mucho más fácil resolver el miedo que  malgastar tus esfuerzos en intentar aclararte cuando ya tienes la situación perfectamente clara.

 

 

SOBRE LOS MIEDOS INEVITABLES

kung fu panda

Contra: PENSAR EN OTRA COSA CUANTO ANTES

Cuando piensas que algo te puede salir mal, lo normal es que te dé mal rollo. Sobre todo teniendo en cuenta que los miedos anticipados son mucho más terroríficos que los presentes. Es lógico que muchas veces la solución sea, simplemente, no pensar en ello, cambiar de tema y desviar el foco de atención. Así te ahorras un mal rato, dejas de pasarlo mal… y, de paso, también te evitas el poder anticipar soluciones y el enfrentar tus miedos hasta que te acostumbres a ellos y puedas plantarles cara.

Indicación: LA IMAGINACIÓN TE HARÁ LIBRE

Cuando lo que da miedo no es una amenaza real, sino algo aprendido, la estrategia imprescindible para superarlo es enfrentarse a él hasta que te acostumbres y desarrolles estrategias para solucionarlo. Si lo que asusta es el futuro, la manera de trabajarlo es anticipar las consecuencias temidas en imaginación. Pensar en lo que te asusta sin apartarlo en seguida es el primer paso para que asumas tu nueva situación y empieces a discurrir estrategias para salir airoso de las adversidades.

 

SOBRE “LA VOZ INTERIOR”

alicia

Contra: HACER COMO QUE ESTÁ MUY LOCA

Cuando llegas a una determinación sobre un cambio que afecta a tu vida, es difícil mirar para otro lado. Si optas por hacer como que no pasa nada y quedarte como estás para ahorrarte las zozobras del cambio, lo mejor es que recurras a darte excusas, justificar tu inacción, engañarte sobre cómo estás y desviar la atención hablando de otras preocupaciones menores. Puede que llegue un momento en que todo se tiña de insatisfacción y que te reprochen que estás insoportable, pero, a nada que te esfuerces, seguro que también encuentras una justificación para eso.

Indicación: APECHUGAR, AUNQUE SEA UN LÍO

Muchas veces, más que vocecitas interiores, lo que escuchas son los gritos que te da tu vida. Todas las señales de tu día a día que te indican que algo no está funcionando. Entonces hay que hacer algo. Piensa que si llegan los problemas (que pueden llegar) ya harás lo necesario para corregir la situación y conseguir de nuevo lo que quieres. En cualquier caso, hay una verdad incontestable que tiene que afrontar todo el mundo ante estos dilemas: en una situación que te disgusta no puedes pretender no hacer nada y estar feliz. Por alguna te tienes que decantar.

 

por José Manuel Campo

Una respuesta a “ATREVERSE A TOMAR UNA DECISIÓN IMPORTANTE”

Los comentarios están cerrados.